Aprovechando que hoy es la Shopening Night en Valencia, día en el que las tiendas usan como reclamo grandes descuentos en medio de la temporada de verano, música e incluso DJ’s abriendo durante la noche, en Mar de Pau nos gustaría tratar un tema que habitualmente es tabú en la sociedad actual: la adicción a las compras.

Es cierto que hemos escuchado a muchas personas decir en múltiples ocasiones “soy adicto a las compras”, pero esta afirmación suele utilizarse para referirse a que nos gusta comprar, o que es una especie incluso de hobbie, pero ¿cómo podemos saber cuándo una práctica aparentemente inofensiva pasa a ser un problema adictivo?

Debemos tener claro que la adicción a las compras puede darse tanto de forma presencial como de forma online indistintamente, y casi siempre de forma combinada. Además, debemos tener en cuenta que estos síntomas no tiene por qué cumplirlos todos una persona, pero que cumplir 2 o 3 de ellos podrían estar indicándonos un posible problema de adicción a las compras.

  • El primer síntoma de adicción a las compras es que la persona deja de comprar objetos que en realidad le son útiles, aunque en muchas ocasiones puede intentar justificar la utilidad con argumentos de dudosa lógica, e incluso la persona guarda muchas cosas con etiqueta, no utiliza lo que adquiere y compra por encima de sus posibilidades.
  • Otro posible síntoma sería que la persona empieza a destinar una parte muy importante de su economía a las compras, llegando a endeudarse para poder seguir comprando más. Esta necesidad de comprar más cada vez es un claro síntoma de adicción a las compras.
  • La pérdida de control es otro signo de adicción a las compras. Es decir, a veces la persona se propone no comprar durante un tiempo o no gastar más de una cantidad concreta de dinero pero acaba perdiendo el control sobre la conducta y comprando más de lo que en un principio se había propuesto.
  • Cuando comienzan los problemas económicos, laborales o la familia y los seres queridos advierten que algo está pasando, podemos comenzar a estar alerta y pedir ayuda a un profesional.
  • La persona con adicción a las compras podría dejar de disfrutar de otras actividades que antes le parecían satisfactorias o no parecerle tan atractivas como salir a comprar. Por otro lado, podría usar las compras como una manera de regulación emocional, para sentirse bien y sobre todo para no sentirse mal, como si esta persona quisiera evadirse de la realidad.
  • A pesar de que la persona con adicción a las compras sería capaz de darse cuenta de las consecuencias negativas de su conducta, podría continuar haciéndolo y sería una señal más de que un problema adictivo comportamental podría estar dándose.

Si crees que alguien que te importa o tú mismo puedes estar viviendo un problema con las compras, no dudes en llamarnos al 960 508 803 o 622 344 195, podemos ayudarte.

María Cortes Martínez García.

CV012790

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies