Esta etapa de la vida se caracteriza por la búsqueda de la identidad y la formación de la personalidad. Es una etapa de cambio que los jóvenes viven cargada de emociones intensas, sentimientos contradictorios y de difícil afrontamiento.

A veces la adolescencia puede complicarse, de forma que la convivencia familiar se ve dañada, las relaciones sociales se anteponen a las responsabilidades, aparece el fracaso escolar y los propios adolescentes sufren, como consecuencia del propio cambio vital, los conflictos que en esta etapa se experimentan.

Un psicólogo puede guiar a los adolescentes en sus procesos de crecimiento, minimizando los conflictos internos y familiares y mejorando la motivación académica y/o laboral.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies