Existen momentos de la vida en pareja en que uno o ambos miembros pueden plantearse la necesidad de acudir a terapia de pareja. Esta decisión suele ser la consecuencia de un deterioro en la relación.

Cuando esto pasa y se toma la determinación de someterse a terapia de pareja, a veces el miembro de la pareja que ha propuesto acudir a un profesional, tiene clara su decisión de terminar con la relación. Sin embargo, necesita esa orientación de un psicólogo para ayudarle a dar el paso y, también, para ofrecerle un soporte emocional al miembro que ha sido dejado.

También hay quienes apuestan por darle una segunda oportunidad a la relación. No quieren cortar con la relación, pero sí ven necesario que se produzcan algunos cambios.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies